few

Descalza: la Historia de ‘Mama Antula’

Ha salido un libro sobre la vida de ‘Mama Antula’, la futura primera santa argentina, con la intención de dar a conocer a una figura tan relevante y admirable como olvidada por nuestra historia.

Por Fernanda Jara

“Descalza” narra vida y obra de la laica que desafió a los poderes máximos de su tiempo. Fue creyente e introdujo a San Cayetano en la fe argentina. Hace pocos meses fue beatificada en su ciudad natal

“Este libro es un salto al pasado colonial, describe una sociedad patriarcal en la que las mujeres no tenían poder de decisión. La audaz protagonista desafió esos mandatos, caminó descalza más de 4.000 kilómetros del territorio argentino. Desde que empezó el viaje su historia se llenó de hechos inexplicables y misteriosos”, define la contratapa del libro que relata la vida de la religiosa. Descalza recorre el peregrinar de Mama Antula, la mujer que desafió a los máximos poderes de su época. El 27 de agosto de 2016 fue beatificada por el papa Francisco, en Santiago del Estero.

María Antonia Paz y Figueroa (1730-1799), conocida como Mama Antula, fue la responsable de traer a Argentina la imagen del Patrono del Pan y el Trabajo, San Cayetano. Durante su juventud trabajó junto a los jesuitas, y cuando la Compañía de Jesús fue expulsada del Virreinato inició un peregrinaje que la llevó a recorrer a pie varias provincias para difundir los ejercicios ignacianos. Radicada en Buenos Aires, dedicó sus últimos 20 años a predicar el mensaje de Cristo. El papa Francisco es devoto de la religiosa: siendo arzobispo de la Ciudad solía nombrarla y tener presentes sus enseñanzas en las homilías y desde que asumió la titularidad de la Iglesia Católica pregonó para declararla beata.

El libro, fue escrito por Nunzia Locatelli, Cintia Suárez y Gisela García. “En una época en que la mujer no tenía el protagonismo que hoy podemos tener, ella fue un estandarte del liderazgo femenino y del servicio de la mujer a la Iglesia y al mundo”, escribió la vicepresidenta, Gabriela Michetti en el prólogo.

Para Locatelli, Antula es una de las mujeres a las que la historia les niega un lugar. “Quisimos darle importancia a su persona como laica y a los detalles no menores de su vida. Es una de las mujeres olvidadas de la historia…”, lamentó.

“Antula fue importante para la historia argentina porque fue quien preparó a los próceres de la patria con ejercicios espirituales”, contó la escritora, que supo de la existencia de esta laica mientras producía un documental sobre el papa Francisco y quedó maravillada. “Me hablaron de esa mujer admirable y empecé a investigarla. Con el proyecto de este libro se involucró la vicepresidente Gabriela Micheti, quien es devota, y lo hizo desde lo religioso. Coincidimos en la beatificación de Antula y aceptó escribir el prólogo”.

Al referirse a lo poco conocida que es la protagonista de su flamante texto, Locatelli se quejó: “Los argentinos vamos a tener una primera y única santa y nadie la conoce, no sé si porque es mujer o laica. No es como el cura Brochero o Ceferino, que son mártires o religiosos; ella no encaja en ninguna de las acepciones: es una mujer que no perteneció a ninguna orden, hizo todo de cabeza, desde viajar hasta peregrinar, mientras muchos le decían que era una loca, una hechicera… No le fue fácil caminar el tiempo ni la distancia que caminó proclamando su fe”.

Antula llegó enferma y con una costilla rota y fue recibida con piedras. “Llegó con una capa negra de jesuita, era como su protección y siempre la usó junto a su báculo”, recordó la autora de Descalza, y enfatizó: “Fue una mujer sola, laica no consagrada. En su época era una cosa imposible: desobedeció a sus padres, era de familia acomodada, querían que se casara o que entrara a un convento, y nada de eso hizo. Además, fue una de las primeras mujeres en aprender a leer y escribir… En 1740 sus cartas fueron traducidas a siete idiomas. Entre esas cartas escribió cómo debería ser la organización de los conventos, cosas que tomaron en Europa… Era una mujer admirable”.

Fuente: infobae